Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Ver más

En Italia son pocos ya los que sienten los colores

03 Aug / 16:00

Últimamente hemos visto en Italia como grandes jugadores no han tenido ningún inconveniente en fichar por el máximo rival, algo que cada vez es más común en el país transalpino, donde pocos futbolistas sienten ya los colores del equipo en el que juegan.

 

Un claro ejemplo lo tenemos con el delantero argentino Gonzalo Iguain, quien acaba de enrolarse en las filas del AC Milán, uno de los grandes rivales de la Juventus, club donde ha jugado las ultimas dos temporadas. Otro ejemplo es el de Bonucci, quien desde que debuto en el año 2005 ha vestido las camisetas de Inter de Milán, Juventus y Milán.

 

Sin embargo, durante las décadas pasadas el fútbol italiano ya comenzaba ha ser testigo de este tipo de fichajes polémicos. Repasamos tres de los más destacados.

 

Andrea Pirlo

 

El fenomenal centrocampista italiano ficho en 1998 por el Inter de Milán, tras haber destacado en el Brescia. En el Inter jugo durante tres temporadas alternándolas con varias cesiones en Reggina y el Brecia. Finalmente, tras tres años poco afortunados en el equipo lombardo, en los que apenas disputo 40 partidos, la mayoría de ellos como suplente, su club decide traspasarlo a su máximo rival, el Milán, por 17 millones de euros.

 

El Inter cometió un grave error pues el jugador italiano gozaría de muchos mas minutos en su máximo rival y con la ayuda de Carlo Ancellotti, Andrea Pirlo, se convirtió rápidamente en uno de los mediocentros más importantes a nivel mundial. Durante su larga etapa como “rossonero” Pirlo jugo más de 400 partidos, en los que anoto en 41 ocasiones.

 

En el Milán ganaría varios títulos de prestigio entre ellos las Champions League de 2003 y 2007, y las ligas de 2004 y 2011.

Tras varios años de malos resultados en Milán, en 2011 y siendo ya un veterano de 32 años, ficha por el otro gran rival del Milán, la Juventus. En el equipo de Turin Andrea obtiene lo que buscaba, aumentar su palmares. Pirlo gano cuatro ligas de Italia de forma consecutiva, además de una copa y dos supercopas italianas.

 

Christian Vieri

 

Tras jugar en varios equipos de menor categoría en 1996, Vieri ficha por la Juventus de Turin, vigente campeona de Europa. En la Juventus el delantero italiano jugo una sola temporada y aunque no fue titular indiscutible, marco 10 goles en 24 partidos, alzándose con los trofeos de la Seria A 1996-97, la supercopa de Europa 1996 y la Intercontinental de 1996.

 

Tras su fugaz, pero brillante paso por el Atlético de Madrid (1997-98) y la Lazio (1998-99), el presidente del Inter de Milan, Massimo Moratti, decide ficharlo por la enorme cantidad de 32 millones de euros de la época. En el Inter, Vieri vivió el mejor momento de su carrera, el delantero marco 131 goles en 174 partidos pese a perderse muchos partidos por lesión. Durante esta etapa su equipo solo pudo conquistar la copa de Italia de 2005.

 

En 2005 tras una ultima temporada bastante decepcionare agradaba por sus recurrentes lesiones, Vieri y el club lombardo llegan a un acuerdo para rescindir su contrato. Sin embargo, lo que muchos no sabia es que el jugador ficharía pocos meses después por el Milán, máximo rival del Inter, algo que los aficionados interistas nunca perdonaran al delantero.

Su paso por el Milán fue muy fugaz, apenas estuvo una temporada (2005-06) en la que jugo 13 partidos y anoto un solo gol.

 

Roberto Baggio

 

Tras ser ídolo de la Fiorentina en 1990 Roberto Baggio es fichado por la Juventus, equipo que pago 10 millones de euros, un precio record para la época. El fichaje fue muy sonado y polémico en Italia, incluso en las calles de Florencia (de donde es, la Fiorentina) hubo varios disturbios y altercados.

Sin duda su etapa como jugador de la Juventus, que se prolongo durante 5 años (1990-95), fue la mejor para excepcional futbolista italiano. En la Juventus, Baggio ganaría la liga y la copa de 1994-95 y la Copa de la UEFA de 1993. A nivel personal se alzaría con los premios de Fifa World Player y Balón de Oro de 1993.

 

Tras 200 partidos y 115 goles, en 1995 ficha por uno de los grandes rivales el Milán, mucho tuvo que ver el presidente Silvio Berlusconi, quien presiono al jugador hasta el limite para que fichase por el club “rossonero”. Sin embargo, en el Milán nunca estuvo cómodo y tan solo dos años después en 1997, se marcharía al Bolonia.

 

En el Bolonia cuaja una extraordinaria temporada, luchando hasta el final por el pichichi a pesar de jugar como centrocampista o mediapunta. Esta gran temporada le abrió de nuevo las puertas de la selección italiana y pudo disputar el Mundial de Francia 1998. Poco después del mundial el Inter lo ficho debido a su gran rendimiento, pero con la llegada de Marcelo Lippi al banquillo interista, perdió la titularidad y seguramente sus ultimas años a gran nivel.

 

Tras solo dos temporadas com nerazzurro y debido a las malas relaciones con Lippi, Baggio decidió abandonar el club lombardo, con solo 17 goles marcados en 57 partidos.